Alfredo Rubio de Castarlenas

A Eugenio Forcano, ese gran fotógrafo catalán de tanta fama y multitud de importantísimos premios internacionales, le conozco desde que él era joven. Siempre creía que estaba enfermo del corazón. Y no lo estaba.

Ahora sí. Aquella sensación parece, en estos momentos, una premonición. Un día próximo le practican un «by pas»: puentes con propias venas injertadas y cosidas en su corazón para suplir una coronaria casi obturada. Pero no es raro que toda la vida la haya pasado con palpitaciones y «doliéndole» el corazón. Su enorme sensibilidad artística y humana, le hacían sufrir de continuo.

Publicado en Artículos

Hemos venido de lejos
a Pisuerga cual Belén.
Yo en coche por Zaragoza,
desde el Norte Juan Miguel;
acompaaada de Lola,
tú Tante, de noche en tren.
¡Eran fríos los caminos!

Publicado en Poesía

Alfredo Rubio de Castarlenas

La gente puede creer que si la humanidad no tuviera que ir vestida, ya sea por falta de frío o de calor, ya sea por una educación más natural como pasa en tantos pueblos de África y del mundo, no existiría la «moda». ¡Y ya lo creo que existiría! El ser humano, antes que el vestido, inventó el arte y la ornamentación por una sencilla razón estética y de jactancia.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

El tema de esta Cena queda justificado por muchos motivos:

- ¡La juventud oye música! y los jóvenes son el futuro. Hasta por las calles circulan, con sus walkmans. Unos escuchan música moderna, modernísima, pero también recuerdo cómo llenan, por ejemplo, el maravilloso recinto gótico del Hospital de la Santa Cruz en noches de verano al aire libre para aplaudir a intérpretes excelentes de música clásica. Las Juventudes Musicales... Cómo llena nuestro Palau de la Música.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Hay una histórica calle, de la vieja Barcelona, ahora afortunadamente peatonal, que se llama «Condal» porque bordeaba los jardines del Palacio del Conde Guifré el «Pilós» (el velloso). En ella me he cruzado con un hombre. Enjuto. Mirada penetrante, inquieta, algo irónica. ¿Quién es?

Ese hombre, a poco, entra en una tienda de fotocopias especializadas y fotografía. Es el dueño. Muy concurrida todo el día. Se ve que el personal trata amable y eficazmente a los clientes.

Publicado en Artículos

corazon andanteEntramos en un nuevo año. Siempre, en estas fechas, nos felicitamos y nos deseamos lo mejor para el año que empieza. Abundan las expresiones como “que este año sea mejor que el anterior”, o “que sea un año lleno de bendiciones”… Más de uno, seguramente nos preguntamos que es lo qué deseamos o cómo soñamos que sean estos doce meses que como un abanico se irán desplegando.

Interiormente me surge el estar abierta a lo que la realidad me vaya presentando en el día a día y eso incluye, capacidad de contemplación y admiración. El papa Francisco hablaba recientemente del “saber detenernos en los lugares del asombro en la vida cotidiana”. Y uno de los lugares que señalaba era “el otro”. Ver al otro no como alguien ya archiconocido del cual no podemos esperar nada nuevo, sino como un ser único e irrepetible que siempre puede sorprendernos, del cual siempre podemos aprender algo… si estamos abiertos a contemplarlo con una mirada limpia de prejuicios.

Podríamos en este año hacer un itinerario o peregrinación por estos “lugares” del asombro. Empezar cada día con una actitud de receptividad y acogida a lo que la cotidianidad nos vaya ofreciendo. A veces nos ceñimos demasiado a los planes preconcebidos, a lo que la agenda marca, a los proyectos que hemos dibujado en nuestra mente, y cuando algo no previsto irrumpe en nuestra vida, nos cuesta demasiado flexibilizarnos y adaptarnos a esa circunstancia que no estaba considerada. En vez de verla como una injerencia no deseada en nuestros planes, podríamos verla como una oportunidad para crecer humanamente. Estar abierto a lo que la vida nos depara es aprendizaje de humildad, de no creernos una especie de semi-dioses que todo lo tienen controlado y nada puede quedar fuera de su supervisión o registro.

El asombro, la admiración, la contemplación de la realidad tal como se nos presenta es una buena actitud previa para poder afrontar con paz y alegría lo que tenga que venir. Saber integrar los imprevistos, las situaciones inesperadas, las contradicciones o, incluso, circunstancias dolorosas de enfermedad o muerte, son signo de una verdadera salud global.

Días atrás iba en el tren y se subieron al vagón, por distintas puertas, tres músicos. Dos de ellos iban juntos, tocaban juntos. El tercero, se notaba que no. Cada uno de ellos llevaba un instrumento distinto. Pensé que se iban a poner de acuerdo para tocar primero unos y después el otro o al revés. Pero no fue así. Se intercambiaron unas sonrisas, se juntaron, musitaron unas palabras… y empezó a sonar la música. Uno con el acordeón, otro con la guitarra y el tercero con el contrabajo, nos ofrecieron a los pasajeros un improvisado concierto… y no sólo eso. Yo diría que lo más hermoso fue el espectáculo que nos ofrecieron de integrar lo inesperado y ser capaces de crear una bella sinfonía de música y vida.

Lourdes Flavià Forcada

Publicado en Murtra Santa María del Silencio

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

En efecto, como se dice ya en la portada, es ésta una de las más bellas urbanizaciones de la luminosa costa del Sur de España. Desde tierra, casi no se ve. Sus casas, grandes, apaisadas, blancas, mediterráneas, están inmersas en los jardines. Desde el mar, en cambio, esas construcciones parecen una bandada de gaviotas que se han parado en las laderas de la montaña a descansar un rato al sol.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Unos amigos me llevaron a visitar unas grandes bodegas de vino, muy famosas, en Móra d’Ebre.

El propietario, un gran hombre de empresa, catalán, que representa hoy la cuarta generación de una familia de ilusionados viticultores, nos las mostró gentil y exhaustivamente. Y también generosamente, pues el vino de honor que nos ofreció fue de lo más suculento y exquisito, tanto en lo sólido como en los distintos caldos de la casa.

Publicado en Artículos

she220El pasado jueves 19 de mayo, el Ámbito Maria Corral organizó la 220 Cena Hora Europea para tratar, de una forma festiva, el tema de «La música y el canto, fuentes de comunicación».

Herminia Carbó habló sobre la teoría musical y la voz e interpretó un par de canciones con la colaboración de Pedro Gutiérrez que a través de la danza dio sentido a los fragmentos musicales.

Joan Martínez y Laia Camps hablaron del nacimiento de la música y la distinción entre canto y música.

Joan Dausà habló más desde su experiencia como músico y cantante y finalizó su aportación con una de sus canciones, Quan soni la tendresa.

Finalmente, Jordi Craven- Bartle Lamote habló de la música desde la vertiente científica y de cómo ayuda la música a las personas. La Cena finalizó con un brindis por parte de la directora del Ámbito, Assumpta Sendra, quien agradeció la presencia de los asistentes y la colaboración de las personas que han hecho posible la realidad del Ámbito. Además, Joan Martínez y Laia Camps finalizaron el brindis y dieron paso al coloquio con una gran actuación.

 

Publicado en Buenas Noticias

Alfredo Rubio de Castarlenas

Leo la noticia de que en el puesto de Correos de un pueblo pequeño pero industrial, tienen desde hace meses atascadas unas cinco mil cartas por falta de personal suficiente para el adecuado reparto.

Todos tenemos experiencia de lo imprevisible que resulta saber cuando llegará a su destino una carta que echamos esperanzados a un buzón.

Publicado en Artículos