Jordi Cussó Porredón

Universidad de Salamanca Escuelas Mayores

Hace unos cuantos días leía que las primeras universidades eran como asociaciones privadas impulsadas por hombres que se propusieron el cultivo y la difusión de la ciencia. Esto me llevaba a pensar si hoy no podríamos recuperar esta idea inicial de universidad y ser capaces de crear asociaciones de personas dispuestas a cultivar la ciencia y a difundirla a través de los distintos medios que la tecnología pone a nuestro alcance.

Asociaciones o entidades que se olviden de dar títulos y de pedir reconocimientos oficiales, para cobijarse bajo unas estructuras mínimas que permitan reunir personas a pensar, dialogar y, después, dar a conocer el fruto de esta reflexión con la esperanza de que estas ideas reviertan provechosamente en la sociedad. De hecho, a primera vista, parece que no sería muy complicado recuperar esta concepción de universidad y aplicarla a nuestros dias.

Publicado en Editorial