Trujillo ¡cuánta piedra bien ensillada!

Trujillo ¡cuánta
piedra bien ensillada!
Y eran más de las ocho de la noche
cuando de pronto
amaneció en luz clara:
Primera Misa
de Juan Miguel, de Ángel
en, sobre y bajo estas piedras talladas
por los mismos canteros
que América labraban.


Los neosacerdotes
tenían a Cristo en sus manos
y Cristo les tenía a ellos.
¡Ay cuánta piedra iluminada
allá a las ocho de la noche
en San Martín
y en Santiago y en la Plaza.
Viajero que viniese a esa hora
a Trujillo venía ya de lejos.
Como una estrella encima de la tierra.
Como un Belén en ascuas.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.