Alfredo Rubio de Castarlenas

Basta leer cualquier periódico, escuchar cualquier telediario, para saber que la situación del mundo sigue siendo altamente preocupante: la explosiva deuda externa de los países cada vez más pobres y desesperados, el hambre y la sed de ingentes multitudes. En México, gran país por otra parte, hoy tan desballestado, hay veintiocho millones de personas sin agua potable. Guerras que no acaban, y cruelísimas, que obligan incluso a los adolescentes a morir en las trincheras; revoluciones endémicas que no solucionan nada sino que empeoran todo. Un nuevo tipo de guerra se extiende por el mundo: el terrorismo. E inesperados atentados al orden público por doquier.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

¡Julio! ¡Agosto! Vacaciones. Turismo. Turistas...

El nombre de esos meses nos flamea en el alma con unas banderas enhiestas llenas de sol.

Muchas personas y organizaciones se preocupan de organizar estos espacios libres de asueto en el quehacer humano: compañías aéreas y de toda clase de transportes, agencias de viajes, las cadenas hoteleras y de camping, ejecutivos de urbanizaciones, el mundo del Deporte especialmente el marítimo, etc.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

He vivido recientemente una temporada en Ascot, a menos de 300 metros de su famoso hipódromo. Tan cerca, que en los días de grandes carreras, se oye el grito de las gentes cuando los caballos llegan a la meta.

Esta estancia me dio la ocasión de conocer a un simpático viejo de la República de Sudáfrica, que al jubilarse ha establecido su residencia en Inglaterra, tierra de sus antepasados. Su hobby –o más que hobby– en estos sus años dorados, fruto de su antiguo negocio de importación y exportación, son los caballos.

Publicado en Artículos

Leticia Soberón Mainero

EDITORIAL JUNY 2016 web res

Las democracias en el mundo, aún dentro de sus distintos grados de avance y estabilidad, están atravesando un momento de crisis muy visible. La corrupción que sale a la luz por todas partes debilita la fuerza del vínculo de confianza que ha sustentado hasta ahora a los sistemas democráticos.  Y el supuesto antídoto que están usando aspirantes a políticos -como Donald Trump- es el discurso populista: emotivo, cargado de lugares comunes y prejuicios y cómplice de las tendencias más primarias de la población, lo cual es peor que la enfermedad a la que pretende poner remedio.

Todo ello se expresa en unas campañas y unos “diálogos” entre candidatos que son casi caricaturas de un auténtico debate político. Aquí querría señalar algunas claves para deliberar con seriedad en cualquier otro foro público, y que a mi ver deberían enseñarse en las escuelas para elevar la calidad de la democracia en cualquier país.

Publicado en Editorial

Alfredo Rubio de Castarlenas

El Derecho vigente en la mayoría de los Estados occidentales tiene su origen en el Derecho romano y siguen, en gran parte, basándose en él.

Y habría que discernir mucho.

Deberíamos recordar que aquel Derecho surge en una sociedad en que los ciudadanos libres poseen una gran cantidad de esclavos, es decir, individuos que, precisamente, no tienen ningún derecho. ¡Qué fácil es así organizar una estructuración institucional de derechos entre unos selectos, una «elite»! Se cita por los historiadores que en algún estado-ciudad para trescientos mil ciudadanos había tres millones de esclavos. Por otra parte, el Derecho casi siempre lo han elaborado los vencedores, los más fuertes, y lo han redactado principalmente para su conveniencia y gloria. Por ejemplo, ¡cuánto defienden a rajatabla el derecho a la propiedad privada!

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Cuando los europeos descubrimos que había tierras al otro lado del tenebroso Atlántico, se acabó la que peyorativamente se dio luego en llamar le Era Medieval y se inició lo que los historiadores –llenos de Renacimiento– denominaron la edad Moderna a pesar de que en muchos aspectos era un retorno a la antigüedad clásica. Pero, esa edad Moderna terminó con la Revolución Francesa y el fenómeno Napoleón y dio paso, a su vez, a una nueva época que engoladamente, hemos llamado Contemporánea. Como si después de nosotros ya
no fuera necesario inventar otros nombres para la Historia. Pero si grandes fueron aquellos acontecimientos de Colón, de Américo Vespucio y Juan Sebastián Elcano, no son menos grandes o más significativos aún y de mayores consecuencias, esa culminación técnica –y trágica– que representa la bomba atómica así como que el hombre pusiera tan felicísimamente su pie en la Luna.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Tolstoi. Todos recordamos una de sus grandes novelas: «Guerra y Paz». Puede parecernos que la paz es lo opuesto a la guerra. La no-guerra.

Y no es exactamente así. Naturalmente que, cuando la gente está agotada por las luchas, sueñan, desean con toda el alma la paz, aunque sea alcanzada con algunas claudicaciones. ¡Todo antes que seguir matando y muriendo!

Sin embargo, la guerra es fuente de heroísmos, compañerismos profundos, de un vivir siempre alerta, en tensión; saboreando minuto a minuto el milagro de vivir y de ese esfuerzo e inventiva tan necesarios para solucionar en cada momento lo imprevisto.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

El tratado de Roma, la creación del Mercado Común, el Parlamento Europeo, como tres hitos del camino hacia una mayor integración política, son deseos, esperanzas y realizaciones progresivas de una nueva Europa, más justa, más solidaria, más pacifica y más feliz.

España se incorpora, con todas sus nacionalidades vivas, en el área de estas nuevas instituciones y, por ellas, a estos proyectos de una Europa renovada.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Hace algo más de un año de la magnífica acogida que el Secretario General de la ONU, Sr. Butros Butros Ghali, dio a la comisión promotora de a “Carta de la Paz, dirigida a la ONU”. Este año, por segunda vez, el pasado 25 de enero, ha vuelto a recibir a esta comisión, también en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Presentó al acto el Sr. Jordi Cussó, que en su discurso inicial agradeció el entrañable gesto del Secretario General de recibir las nuevas firmas y los trabajos realzados durante este segundo año. Después de exponer todo lo realizado durante el pasado año 1995, desde la recogida de nueva firmas, los testimonios de personas muy destacadas y la reacción de los nuevos Institutos para la Paz, presentó los proyectos del presente año. Manifestó el deseo de que “la Carta de la Paz despierte, en las personas que la conozcan, nuevas iniciativas en pro de la paz y que las evidencias que se anuncian, sean asumidas por personas y organismos como una seria contribución al camino de la paz”.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

La guerra mundial que empezó en 1939, aún no ha terminado. Los vencedores y vencidos no han firmado «todos» un tratado de paz. Y, naturalmente, los que siguen vencidos por ahora tratan, por todos los medios, de llegar a vencer a su vez, un día. Y en esas estamos.

Han variado los escenarios de las batallas, los métodos y las armas. No los objetivos últimos ni las ideologías o los presupuestos fanáticos.

Se van deshaciendo y haciendo alianzas, pactos tácitos o estratégicas uniones para fines concretos y próximos.

Publicado en Artículos