Alfredo Rubio de Castarlenas

Parece que este título queda muy decimonónico, de cuando surgió la fe total y grandísima, precisamente, en la Razón. Incluso, introduciéndola como diosa en la catedral de Notre Dame, París. Se creyó que la Ilustración, con la Razón, resolvería todos los problemas gracias a su técnica y llevaría a la Humanidad a un indefinido progreso que daría la felicidad a la gente. Pero esa ensoberbecida Razón ha llevado a las peores guerras, a las peores injusticias y a las peores masacres.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

La fe, no cabe duda, es un constitutivo del amor. 

Amor es darse. ¿Y cómo podríamos darnos si no tenemos fe en quién nos entregamos?
Dios se nos ha dado en su Hijo hecho carne. Confía en nosotros. Y nos pide nos entreguemos también confiadamente a Él. Este mutuo amor de Creador a criatura es el supremo analogado de cualquier otro amor humano.

Publicado en Artículos

Bien asentadas tierras sobre rocas;
buen aguante al temblar de los cipreses.
Ciudad-navío con sus cien banpreses
para el vaivén de teresianas tocas,

Publicado en Sonetos

De cómo la Fe se torna Caridad


¿Pero no sabes tú que la razón
tan sólo sirve para aupar la duda;
que m·s es sinrazón que queda muda
si osas pedirle alguna afirmación?

Publicado en Sonetos