Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL-ABRIL-02

Para los apresurados que no tienen tiempo de leer: recuerden esta frase que alguien regaló a Albert Espinosa: «“Llego 10 minutos tarde” es un epitafio muy absurdo.» ¡Vivan! Pero ¡vivan de verdad! Que ya está bien de sucedáneos con las cosas importantes.

Para el resto, seguimos.

La lógica de la vida no es alcanzar una cifra desorbitada en una cuenta de resultados. Tampoco es perseguir un fin con tal obsesión que se pase por alto el camino. Muchos han compartido —con un grado de certeza vital que conmociona— que el secreto de la vida está en el vivir. Que el placer y el sentido se hallan en el trayecto y no, única o necesariamente, en la meta.

Publicado en Editorial

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL NOVEMBRE 2016red

En esta era de la información en que navegamos, vamos tomando conciencia de sus aspectos menos gratos. Datos que nos inundan y nos abruman, novedades fugaces, continuos fogonazos en forma de titular. Recuperaba estos días una entrevista a Zygmunt Bauman de hace unos pocos años. En ella reconocía haberse dado cuenta de que el exceso de información era peor que la escasez que en su juventud había lamentado.

El mundo contemporáneo, deslumbrado por la cantidad, no atiende la importancia del conocimiento que implica la capacidad de manejar, digerir, administrar, relacionar, interpretar y, al fin, poder captar cuándo, cómo, por y para qué es realmente valioso un contenido.

Publicado en Editorial

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL ABRIL red

Ser analfabeto, hace unos años, era un concepto bien delimitado: no saber leer ni escribir. Y por cercanía, para designar el desconocimiento y carencia de manejo de alguna disciplina, materia o habilidad. La propia complejidad de la vida contemporánea ha hecho que se fuera ampliando su espectro. Con generalizada aceptación, se habla de analfabetismo funcional. Al compás del desarrollo de las últimas décadas, se acuñó el analfabetismo tecnológico y el digital. Menos consensuadamente, algunos autores hablan de analfabetismo cultural y moral. El analfabetismo emocional aparece al hilo del desarrollo de las inteligencias. Y aún sigue ampliándose el abanico con quienes últimamente aluden al analfabetismo económico. Seguro que saben de alguno más…

Publicado en Editorial

Jaume Aymar Ragolta

imatge editorial febrer red

En el semanario La Vanguardia del pasado 7 de febrero hay un reportaje que lleva por título “Tanco els ulls i torno a l’Ebre”. Su protagonista es Joaquim Oller Viladrosa, superviviente de la “quinta del biberón” que el 20 de octubre cumplirá 96 años. Cuando lo movilizaron tenia 17 años y seis meses. El autor del reportaje, Domingo Marchena, después de la conversación con Oller, describe con viveza: “el silvido de la metralladora, el vuelo bajo de los aviones, el picor de los piojos, grandes como granos de arroz, y la escasez de comida y la sed angustiosa, eran tan poderosas que a veces se sobreponían, incluso al miedo omnipresente. Miedo a que te mataran o de haber matado, de morir de tifus, que te confundieran con un desertor, que te fusilaran por derrotista, después de haber desertado”.

Publicado en Editorial

Leticia Soberón Mainero

EDITORIAL JUNY 2016 web res

Las democracias en el mundo, aún dentro de sus distintos grados de avance y estabilidad, están atravesando un momento de crisis muy visible. La corrupción que sale a la luz por todas partes debilita la fuerza del vínculo de confianza que ha sustentado hasta ahora a los sistemas democráticos.  Y el supuesto antídoto que están usando aspirantes a políticos -como Donald Trump- es el discurso populista: emotivo, cargado de lugares comunes y prejuicios y cómplice de las tendencias más primarias de la población, lo cual es peor que la enfermedad a la que pretende poner remedio.

Todo ello se expresa en unas campañas y unos “diálogos” entre candidatos que son casi caricaturas de un auténtico debate político. Aquí querría señalar algunas claves para deliberar con seriedad en cualquier otro foro público, y que a mi ver deberían enseñarse en las escuelas para elevar la calidad de la democracia en cualquier país.

Publicado en Editorial

Jaume Aymar Ragolta

EDITORIAL juliol 2016 red

Desde la Ilustración, la razón ha regido todo el sistema de enseñanza. Se ha tratado ante todo de formar seres racionales, ilustrados. Las directrices del racionalismo han marcado los planes de estudios desde la infancia hasta la Universidad. Las asignaturas troncales de los centros se mueven por objetivos, indicativos, evidencias. Y, en mayor o menor grado, se ha caído en un racionalismo empequeñecedor. Si es cierto que “el sueño de la Razón produce monstruos”, es decir, que cuando el ser humano deja de razonar se expone a toda perversión, también la sola razón omnipresente, relega la sensibilidad y mutila el potencial creativo del que todo ser humano dispone. Es cierto que progresivamente se ha ido introduciendo en la enseñanza una formación de la sensibilidad y la belleza. Pero siempre en tono menor, en forma de asignaturas optativas o actividades complementarias: la estética casi como un adorno.

Publicado en Editorial

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL maig 2016 red

No es cierto que nuestro mundo no tenga entrañas. La sociedad la formamos personas de muy distinto carácter y calado. Por suerte —y para paz de nuestra esperanza—, hay mucha gente con entrañas aunque, cierto, también demasiada con ellas adormecidas. Bueno: unas adormecidas y otras anestesiadas. En el peor de los casos, algunos las tienen atrofiadas por falta de uso, claro.

La fuerza de la imagen sirve a menudo de detonador para la sensibilidad pública acerca de situaciones inadmisibles desde una perspectiva humana. Una sola imagen a veces comunica más que todo un ensayo de ética. En el último año, las imágenes de refugiados provenientes de Siria han ido apareciendo una y otra vez. Cómo olvidar a Aylan, ese niño con nombre que gritaba las muertes de todos los otros cuyos nombres desconocemos… Pero esa no es, lamentablemente, la única imagen. Ni la única causa que apela a las entrañas de la sociedad.

Publicado en Editorial

Maria Viñas Pich

2017 08 setembre red

Uno de los retos que se nos plantean en las sociedades del s. XXI es, sin duda, la convivencia y la paz. Esta es una tarea transversal y transdisciplinar, en la que todos debemos implicarnos. Sin duda, este empeño ha de nacer de la creatividad y la inteligencia colectiva, pues ya no puede sustentarse en ninguna disciplina particular, porque la nueva realidad y los nuevos desafíos obligan a la transdisciplinariedad y a un enfoque holístico de la acción social y educativa.

Una de las carencias más graves de la sociedad civil, es que está estancada en una etapa crítica. Nos movilizamos para la denuncia y la crítica, pero no tanto para la propuesta y el cambio social. No quiero decir con esto que no tengamos que ser críticos y denunciar la injusticia; pero muchas veces criticar y decir lo mal que va todo, se convierte en una excusa para no hacer nada. La crítica y la queja, no son un buen motor para la transformación social. Hemos de ser capaces de superar la crítica y transformarla en propuestas constructivas. Pues como nos recordaba Alfons Banda en el I Congreso Edificar la Paz en el s. XXI (Barcelona, 2012), la sociedad civil no estará madura hasta que supere la etapa crítica y pase a una etapa propositiva.

Publicado en Editorial

Jaume Aymar Ragolta

2017 06 JUNY 01 redSe acaban de celebrar en la Barcelona, llamada también la Ciudad Condal, (6 y 7 de junio) las jornadas “Elias Rogent y Barcelona: arquitectura, patrimonio y restauración”. En ellas se han presentado 21 ponencias de expertos en arquitectura, arte y patrimonio en las que se han analizado diversos aspectos de las obras del arquitecto Elias Rogent Amat  (Barcelona, 1821-1897). Rogent estudió en la Escuela de Arquitectura de Madrid y, desde 1871, fue director de la Escuela Provincial de Arquitectura de Barcelona. Entre otras obras realizó el edificio histórico de la Universidad de Barcelona (1863-1882) y el Seminario Conciliar de esta ciudad. Llevó a término la restauración de los claustros de Sant Cugat del Vallés y de Montserrat, así como la reconstrucción del monasterio de Ripoll y su claustro. Dirigió también las obras de la Exposición Universal de 1888, un acontecimiento que proyectó Barcelona al mundo y que se realizó en un tiempo récord. Rogent fue maestro de Lluís Domenech y Montaner, el artífice del Hospital de San Pablo y del Palau de la Música, y era compañero de Antonio Gaudí, el arquitecto, entre otras obras, del Templo de la Sagrada Familia. Es considerado un patriarca de la arquitectura catalana.

Publicado en Editorial

Jordi Cussó Porredón

Global Bnc URRU ret2 red

La mayoría de las personas nos consideramos pacíficas y, por lo tanto, nos manifestamos contrarias a la violencia y la rechazamos en todas y cada una de sus manifestaciones, ya sean físicas, psicológicas, morales, etc. En nuestros corazones albergamos el deseo de adoptar posturas dialogantes ante las diferencias y problemas que surgen con quienes nos rodean. Asimismo, a pesar de esta buena disposición, no siempre conseguimos entendernos ni solucionar muchas de las pequeñas diferencias que tenemos con quienes nos rodeas. Y uno se pregunta: ¿por qué la infructuosidad de nuestra esforzada actitud?

Publicado en Editorial