Alfredo Rubio de Castarlenas

La presencia de Dios en Jesús, el Cristo, es una gran lección para nosotros, sea interpretada de una u otra manera por las escuelas teológicas.

Si el hombre ha de ser imagen de Dios, imitador de Dios con todas las analogías que se quieran, ha de imitarle también y principalmente en lo de la encarnación por amor.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

La artesanía implica una añadidura, o más bien, una médula de arte, en la fatiga y en el esfuerzo del trabajo. Por tanto, una emoción creadora, una unción religiosa y una sorpresa ante la obra bien hecha, meticulosamente acabada.
Cuando en una obra se da la conjunción de un sumo valor intrínseco de la misma –por su materialidad y finalidad– junto a la experta y amorosa mano del artífice, estamos en presencia de una obra maestra.

Publicado en Artículos

En la espera... se escriben cartas

Jesús, Amigo mío:
hoy te estoy escribiendo.
No sé por qué; me sale
así, sin más, de dentro.
El tener lejanías
aumenta los deseos
de verse los amigos
que se están escribiendo.

Publicado en Poesía

Alfredo Rubio de Castarlenas

La madre de los Zebedeos pidió a Jesús que cuando Él fundara su reino, sentara a su derecha y a su izquierda, a sus hijos –los apóstoles Santiago y Juan. Cristo le respondió «el que quiera ser primero que se haga último».

Jesuscristo proclama en este pasaje una virtud que es esencial a todo cristiano para ser de verdad ciudadano de este Reino de Dios que trajo a la tierra, como antesala del Reino en plenitud de los Cielos. Virtud que podríamos llamar de la «Ultimidad». ¡Hacernos últimos! Cosa que para nosotros no tendría que ser del todo difícil, pues si somos verdaderamente humildes, veremos tan claramente nuestras propias limitaciones –y pecados-, que correremos al último lugar, felices de poder estar en ese Reino de Dios, aunque fuere al menos en su umbral.

Publicado en Artículos

Y Jesús, viene...

Me vienes al Hospital
en la alborada, Señor.
Antes que las enfermeras,
Tú te has llegado veloz.
Sin ruido, de puntillas,
alumbrado de un velón.
A veces, Tú me despiertas,
otras, espérote yo.
Y me das los buenos días
y me dices que ya es hoy.

Publicado en Poesía