Alfredo Rubio de Castarlenas

¡Cuántos miles y miles de años ha tenido que caminar la razón humana paraa que llegara a producir desde chispas con un pedernal hasta los modernos carburantes de las astronaves, a la energía atómica, la microelectrónica, a doblar los rayos de luz por fibras de cristal, a la ingeniería genética, la fotografía de átomos o perforar los espacios explorando las galaxias! Pero la razón, que es limitada porque es nuestra –como mi mano o mi oído– que como uno mismo es contingente, después de andar todo lo que puede con gozo y esfuerzo, se choca siempre con el misterio, más pronto o más tarde.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

El Sol sale por Oriente y va a posarse en el Occidente. Esto decimos desde nuestro balcón. Pero es una manera vieja y anacrónica de hablar. Desde que Juan Sebastián Elcano dejó bien sentado –y surcado– que la Tierra era esférica, cualquier punto es Oriente y Occidente a la vez. Para Asia el oriente no sólo es el Japón; lo es más aún América.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

La ontología es, propiamente, una parte de la llamada metafísica. La ontología – tratado del ser– es tan lícita como la matemática. Nuestra razón puede, ciertamente, abstraer aspectos de la realidad. De las matemáticas, por ejemplo, el número. Y estos conceptos podemos transformarlos aún en conceptos más generales, y hasta expresarlos por unas letras, elaborando así una ciencia algebraica: determinar las leyes de las ecuaciones, los logaritmos, los factoriales... Claro está que un matemático que fuera ciego de nacimiento, al aplicar luego las reglas generales de la suma, por ejemplo, a unas naranjas, podría decir: tres naranjas más dos naranjas, igual a cinco naranjas; pero no por ello sabría cómo es la naranja, la maravilla del color oro viejo que tiene esa fruta en medio del follaje del naranjo.

Publicado en Artículos