Paro y sociedad

Alfredo Rubio de Castarlenas

Resumen de Aprovechar el paro para crear un mundo nuevo

Hay un ocio normal y libre, pero hay otro que es forzado, que es el paro, fenómeno que sabemos –aunque no se diga– que irá aumentando irreversiblemente ante la automatización del trabajo. ¡Un solo robot hace a veces el trabajo de dieciséis operarios! y además sin errores humanos, sin plantear reivindicaciones sociales ni necesitar costosos seguros de enfermedad o practicar ausencias laborales.

Un ocio forzado, puede conducir aún más difícilmente a toda clase de evasiones peligrosas, irritaciones sociales u oscuras desesperaciones y en cambio, ¡qué masa de ociosos tan espléndida para ser rescatada de su estéril inactividad!

Tenemos ante nosotros, un gran conjunto de seres humanos a los cuales la sociedad, de una manera u otra debe solucionar sus necesidades económicas –¡ya que estas personas existen sin haber pedido ni exigido nacer!. La sociedad también puede ayudarles, por lo menos, para que con imaginación y decisión encuentren nuevas fuentes económicas válidas. Y después, convocarles con alegre atractivo –ya que no tienen nada mejor que hacer, ni pueden hacerlo– para que pasen desde su aburrida y peligrosa inactividad, a abrir nuevos canales a la situación nueva de la sociedad que imparablemente llega. Y seguro que ellos mismos serán capaces de encontrar perspectivas, para nosotros aún no imaginadas, a esta forma inusitada hasta ahora de estar el hombre en medio del mundo, más señor de sí mismo, menos esclavo para ganarse el pan.

Publicado en:
Catalunya Cristiana, noviembre del 1984

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.